Cosas que le escribo a mi antiguo profesor de Historia del Arte

“Vale, ahora sí que ya tengo el situacionismo modo-on…. jajajaj jodeeeeeeer en estos momentos me da mucha rabia no estar en Málaga, estamos hablando con el antropólogo Manuel Delgado, de un montón de cosas que tocamos contigo en Historia del Arte desde otros puntos de vista… Al final el artivismo viene de ellos -¿de quiénes sino?-, los situacionistas. Pero, ¿qué sentido tiene el artivismo si desvelamos el autor? ¿qué sentido tiene si lo encerramos entre las paredes de un museo? Hemos discutido mucho sobre esto. Personalmente entiendo que el artivismo tiene sentido en sí mismo cuando su finalidad es puramente activista y el arte es solamente el canal, es la estrategia de visibilización, cualquier documento o rastro después de la acción es solamente esto, un rastro, un recuerdo mojado de lo que verdaderamente fue. En este caso, ser clasificado como “arte” es perder la batalla, el poder ya te ha etiquetado, cualquier mensaje que emane de tu acción será menospreciado y clasificado como simple juego, provocación, pretensiones propias de cualquier artista ególatra. La acción solamente tendrá efecto cuando se desconozca su origen, cuando parezca algo prácticamente casual, una situación inesperada que emerge en el momento perfecto…

¡¡¡¡¡¡¡¡¡…………….Aaaaaagh………..!!!!!!!!!!!!!

– ¡¡¡vuelvo a estar viva!!! –
Besos muchos”
Sí, así semos, mi antiguo profesor de Historia del Arte tiene más paciencia conmigo ahora que cuando iba a sus clases… no sé qué hubiera sido de mi cabeza sin él. 🙂
Anuncis